Movimiento Partido Pirata en Uruguay

BSA presenta su informe de piratería para el año 2010

Posted on may 12 2011

La BSA (Business Software Alliance) presentó su reporte sobre piratería para el año 2010. Como todos los años, este informe intenta brindar información clara sobre el estado del licenciamiento del software mundialmente y las pérdidas económicas que el uso de software no licenciado introduce a la industria de la computación; como todos los años, este informe falla en su misión. El objetivo de esta alianza es proteger la industria del software a través de la protección de la propiedad intelectual; es por esto que estos estudios usualmente son vistos como muy subjetivos y que no demuestran la realidad.
Entrando más en detalles, el informe calcula para Uruguay un 69% de porcentaje de piratería con un valor comercial de $78 millones (dólares). Este valor se calcula, como se puede observar en la metodología explicada en la página, teniendo en cuenta la cantidad de software instalado en el 2010 y la cantidad de ese software que fue licenciado, a través de distintas encuestas y estudios. Por suerte, para calcular este estimativo se toma en cuenta los programas de lcienciamiento abierto que efectivamente ponen en el dominio público su uso; además, también es importante notar que el porcentaje de piratería coincide con la realidad que todos podemos observar en este país.
Sin embargo, y donde realmente falla el estudio es en el valor comercial; aunque es cierto que ese software no licenciado puede costar esa cantidad de dinero, lo que no es cierto es que este valor representa las pérdidas de la industria, algo que la BSA todavía no ha podido demostrar. El error del estudio es que se basa en el supuesto de que una copia pirateada equivale a una venta perdida, cuando todos nos podemos dar cuenta de lo contrario. Es más, las mismas empresas que realizan el estudio para la BSA están en desacuerdo con esta afirmación (por ejemplo, IDC). Lo único que la figura representa es la cantidad de plata que no se utiliza para comprar software, figura que en sí, no trae mucho significado.
Para empeorar el reporte, la BSA además no tiene en cuenta la influencia positiva que la piratería puede tener sobre la industria del software; en ningún momento del reporte se menciona el porcentaje de personas que comienzan pirateando para después licensiar, o la cantidad de software no licensiado que sólo se utiliza una vez o que directamente no se utiliza (digamos por ejemplo cuando se instalan varios programas juntos para utilizar uno solo, como por ejemplo, las suites de Adobe). Todo esto, sumado, nos brinda que la única figura que se puede utilizar realmente es que en Uruguay la piratería es del 69%; si eso es malo o bueno o si en realidad no afecta a la industria es algo que este estudio fue incapaz de demostrar (cuestión común a través de los años).
Parece importante notar también varias cosas en cuanto al porcentaje de piratería en el mundo: los mayores porcentajes de piratería se ven en las regiones en desarrollo, como Asia y Latinoamérica. Esta situación se puede explicar a través de muchos factores, como menor control en los países que no tienen recursos o como la falta de poder monetario para poder licenciar la propiedad intelectual; tengamos en cuenta que los precios de la propiedad intelectual, a diferencia muchas veces de la propiedad física, no varían realmente en el mundo a pesar de que el ingreso sí, lo que puede llevar a la conclusión que la piratería puede ser un desarrollo normal de un negocio mal implementado.
A pesar de todos estos problemas, el estudio también brinda un nuevo número que es muy interesante: 61% globlamente cree que la propiedad intelectual ayuda a crear trabajos y mejorar la economía; este número, que no está muy bien explicado, se puede usar por su contraparte: un 39% de la población no cree en esa afirmación. Esto es algo muy interesante ya que demuestra el terreno inestable en el que se encuentra la propiedad intelectual. Si la pregunta fuera si la creación y explotación de la propiedad física ayuda a crear trabajos y mejorar la economía, se estaría viendo un porcentaje muchísimo menor de gente que estuviera en desacuerdo; esto trae la duda de si realmente la propiedad intelectual ayuda, cuando casi la mitad de la población (agrandando quizás un poco la figura) no lo ve de esa manera.

Es importante notar, para finalizar este artículo, que la BSA no sólo apoya la propiedad intelectual y el licenciamiento del software, sino que se ha manifestado muy indiferentemente en cuanto a las tecnologías libres y hasta ha llegado a desaconsejar su uso por distintas razones (en el gobierno, por ejemplo). Sin embargo, y a pesar de esta subjetividad, no sería extraño que este reporte, como todos los años, se empiece a utilizar para demostrar como la industria del software está en problemas debido al crecimiento de la piratería; y tampoco sería extraño ver nuevas leyes que, apoyándose en estudios similares, intenten frenar la libertad de la cultura y la información.

Related Posts

comment closed